Can Ros prepara su jornada castellera

SARA HAGHGOO Y ELIA TOMEO | 30.10.2017

Los Castells son unas torres humanas en las que las personas que los componen suben estratégicamente unas encima de otras hasta formar una pila. La cantidad de personas y la altura alcanzada determina el nombre de cada uno de ellos. Las composiciones no son resultado de improvisaciones, sino que tienen una técnica muy estudiada de las estructuras, sus componentes y las ubicaciones y funciones de cada uno de los miembros.

Las collas de castellers están formadas por voluntarios, cualquier persona de cualquier edad puede serlo, solo sus características físicas, altura y peso, determinarán la función de cada uno de ellos. Por ejemplo, en los más alto de la torre, la figura que corona el Castell se le llama enxaneta y son niños entre 5 y 10 años, eso sí, con casco protector. Hasta que la enxaneta no llega arriba no se considera que se ha cargado, es decir, que se ha completado. En la actualidad hay más de 10.000 castellers en Cataluña, repartidos en más de 70 collas.

3 de 9 con “folre” y “agulla”

“Agulla” con “folre” y “manilles”

El origen de los Castells proviene de finales del S.XVIII, y es una evolución de un baile originario del país valenciano que finalizaba con el levantamiento de una figura humana. Cuando llegó a Catalunya tuvo mucho éxito en las comarcas del Camp de Tarragona, el Penedés y el Garraf. La manera de finalizar el baile, levantando a una persona, fue ganado protagonismo y la intención era que cada vez fuese más alta y complicada. Esta competencia de llegar a lo más alto era el objetivo de los primeros castellers de Valls, localidad donde se dio autonomía propia a la figura final, hasta convertirla en lo que hoy en día conocemos.

Han pasado más de dos siglos en los que los Castells han evolucionado llegando a vivir en la actualidad su mejor momento. Es tal su fama y éxito que el 16 de noviembre de 2010 la UNESCO los incluyó como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Jordi Rodón, Ian Gallart y Carles Martínez son tres de los tutores de la Can Ros, una de las escuelas de Amalgama7, ubicada en el Alt Camp (Tarragona), y también componentes de la Colla Joves Xiquets de Valls, una colla desde 1813, con una historia llena de éxitos, esfuerzo y vidas compartidas como describen ellos mismos en su web.

Desde Can Ros consideraron importante que los jóvenes de su escuela hicieran diversas actividades que les ayudasen a arraigarse al entorno y las tradiciones, y es bajo esa premisa, cuando deciden que la idea de conocer el mundo casteller de cerca les podría beneficiar.

En el último año los jóvenes han podido asistir a ensayos de la colla, al concurso de Castells y a las jornadas de Santa Úrsula. A su vez han realizado talleres en el centro con la misma temática, por ejemplo, cómo se viste un casteller ya que es todo un ritual y han llegado a elaborar un pequeño Castell haciendo piña y alcanzando dos pisos de altura.

 

This slideshow requires JavaScript.

En el marco de esas actividades se les propuso a los jóvenes del centro hacer de reporteros en las últimas fiestas de Santa Úrsula, copatrona de la ciudad de Valls, y festividad con una marcada tradición castellera. Durante toda la jornada pudieron hacer fotos, vídeos y hacer entrevistas y disfrutar de estas fiestas de una manera diferente.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s